Limpieza.com el portal líder en limpieza profesional para las empresas de limpieza
Presupuestos a empresas de limpieza

Patrocinador

25/05/2005 | Fuente: mundohogar.com Volver Atrás

La limpieza de muebles de mimbre

Compartir

Para conservarlo en perfectas condiciones, aplícale de vez en cuando un poco de aceite de limón- de venta en droguerías-. Se evitará que el mimbre se cuartee manteniéndolo con un perfecto nivel de humedad

Comodidad y naturaleza


Antes que nada, no nos engañemos, lo mejor para colocar una gran hamaca de mimbre es tener una espléndida terraza o jardincito donde lucirla. El buen tiempo, un refresco en nuestra mano y sentados sobre una confortable hamaca de mimbre, disfrutando de las vistas. Pasando este paso previo, veremos que utilizando los dos citados materiales nuestra terraza adquirirá un toque cálido y a la vez sencillo.
Seguro que cualquiera que se haya sentado en alguna hamaca, o similares, recuerda sin ninguna duda el “cra-cra” característico del mimbre al soportar amablemente nuestro peso. A parte, de estas quejas del asiento, todo lo demás son disfrutes. Comodidad y esa sensación a silvestre que nos rodea. Lo más recomendable, por supuesto, es colocar un cojín. Ese es otro pequeño problemilla de estos materiales. Con el paso del tiempo suelen dejar pequeñas astillitas y restos deslavazados que podrían lastimarnos.
El mimbre, es otro material que se suele utilizar en el exterior. Es menos resistente a los cambios climáticos que la madera de teca, pero está especialmente indicado para las zonas de mucho calor porque es muy fresco. Es también muy ligero, con lo que no supone ningún problema cambiar los muebles de una sitio a otro. Es además, bastante más económico.


El mimbre está
siendo utilizado en grandes cantidades por los artesanos de la región y no todos ellos utilizan diseños y modelos cómodos. Así que, como debería hacerlo con cada pieza de mobiliario que va a comprar, siéntese en ellos - los muebles y no los artesanos. Lleve un amigo corpulento con usted y pídale que se siente en los sillones, asegúrese que sean muy cómodos además de ser bonitos. 

Secundariamente, estas fibras naturales se verán afectadas por el clima, durante la temporada seca estas fibras se secarán, por lo tanto serán más frágiles y se quebrarán con facilidad lo cual explica en parte por que muchas de estas sillas que hay en los hoteles y restaurantes no se encuentran en su mejores condiciones. Manténgalas húmedas regularmente rociándolas con un poco de agua, puede usar la misma botella que utiliza para las plantas de su casa. 

Y terceramente, debido a que estas piezas son fabricadas tejiendo fibras, tienen muchos lugares que pueden atrapar y retener la suciedad. Así que dele un cuidado especial y asegúrese que su rutina de mantenimiento tome en consideración este problema, perdón, este aspecto particular de su mobiliario.

 

Reparar y apuntalar las zonas dañadas


Como ya hemos dicho, donde más lucen estas obras artesanales es en los jardines y terrazas. Pero, lógicamente, es donde más se desgastan y estropean por la erosión. Hay que evitar que nuestra bonita silla de mimbre o bambú se destartale por completo. Así, que tendremos que reparar y apuntalar las zonas dañadas con pequeñas tablillas de madera por debajo. Para sujetar estos remaches caseros usaremos cola.
La intemperie nos vuelve a obligar a su limpieza con atención. Es recomendable el cepillar a menudo las hendiduras que tienen. El polvo, las hojas y los insectos suelen ser los más asiduos visitantes a este tipo de asientos o muebles. Otra de las ventajas de este tipo de artesanías es su poco peso, por lo que podremos moverlas o levantarlas para limpiar mejor.

Para los que huyan de los convencionalismos y les gusten estos materiales, pero busquen algo más moderno o innovador, siempre pueden pintarlos. Existen en el mercado distintas pinturas al spray que darán un toque diferente a nuestros muebles de mimbre o bambú.

Limpia con regularidad los muebles de mimbre utilizando un cepillo suave. Prepara una solución de agua salada formada por una cucharada de sal en un litro de agua. Unta una esponja en este líquido y pásala por los muebles. Cuando la solución se seque, el mimbre se blanqueará y se tensará. En el caso de que el mimbre está muy sucio, frótalo con un líquido limpiador que no contenga jabón, y déjalo secar de forma natural.

Si ha ido desapareciendo el barniz y el mimbre está sucio, frote con una lana de acero de calibre fino humedecida con una disolución de sosa o lejía en agua templada. Pase un trapo con agua fría para aclararla y deje que se endurezca. No lo empape mucho porque se reblandecería. A la caña barnizada sólo hay que pasarle un paño húmedo. 

 

Limpieza del mimbre

 La limpieza de estos muebles debe ser regular para que no se acumulen mucho polvo, ya que ellos no se pueden frotar con frecuencia. Si tiene una aspiradora, él le ayudará a sacar el polvo oculto. Si no cuenta con aspiradora, use un cepillo suave para frotar el tejido de mimbre, también puede usar una brocha nueva de pelo corto si es posible. Para una limpieza más a fondo, puede frotar las áreas más sucias con un paño humedecido en agua y jabón. Si la suciedad está muy pegada, utilice un cepillo duro y pequeño, mójelo en el agua con jabón y frote las partes sucias. Después pase un paño con agua limpia y, si quiere, póngale algún pulidor de muebles para proteger el mimbre y darle brillo

Los muebles de mimbre pueden limpiarse lavándolos con agua salada caliente. Después de limpiarlos los secaremos con un paño y les pasaremos una brocha empapada con esencia de limón.
Para prevenir que se torne amarillo el mimbre, refriegue el mueble con un cepillo duro empapado con agua tibia con sal y deje que se seque en el sol.
Los muebles para exteriores de mimbre pueden limpiarse con una manguera o una lavadora de presión. Sólo tiene que quitar los cojines y eliminar la suciedad con la presión del agua. Si el mimbre está muy sucio, use una esponja, jabón neutro y agua fría para enjuagar. Deje que los muebles se sequen completamente. A continuación, aplique cera en pasta al armazón para mantenerlo reluciente e impermeabilizado. Algunas clases de mimbre, resistentes a las inclemencias del tiempo, facilitan mucho su mantenimiento. Guarde los cojines bajo techo y cubra los armazones al acabarse la temporada de uso.

Para darle vida nueva al mimbre reseco haga una mezcla de aguarrás y óleo, formando una pátina líquida. Aplíquela con pincel y déjela secar.
El mimbre resistirá mucho más tiempo si lo lava con una mezcla de agua y sal. Cuando se haya secado pase un pincel por los rincones más estrechos y listo

Para conservarlo en perfectas condiciones, aplícale de vez en cuando un poco de aceite de limón- de venta en droguerías-. Se evitará que el mimbre se cuartee manteniéndolo con un perfecto nivel de humedad

 

COMO TENSAR EL MIMBRE FLOJO

 Aplique dos trapos empapados en una solución de agua caliente y bicarbonato sódico, o vinagre y agua al 50% uno por cada lado del mimbre, empujando este hacia arriba. Pase un trapo seco y déjelo secar perfectamente al sol.

  

SILLAS DE PAJA

Puedes tener tu silla de paja, como nueva si la lavas con agua salada: una cucharada por bol de agua. Frota, enjuga y seca al aire libre. Para limpiar una silla de paja, pasa primero el aspirador para que se lleve todo el polvo. Si la paja tiene alguna mancha, quítala con agua jabonosa y luego la aclaras muy bien. Después limpia con un cepillo bien mojado con agua muy fría y muy salada o en zumo de limón. Procura cepillar en el sentido de la paja, aclara con agua limpia y sécala bien. La mejor manera de secarla es poniéndola en medio de la corriente de aire formada por una ventana y una puerta abierta. Cuida de que no le dé el sol.

MUEBLES DE CAÑA

Limpieza profunda Limpie estos muebles con una solución de jabón en escamas. Enjuague con agua salada, para que la caña se mantenga rígida

Compartir

Síguenos en:

El portal de la limpieza profesional, empresas de limpieza y productos de limpieza - Tel 902 198 071 - Aviso Legal - Contactar

Publicidad