Limpieza.com el portal líder en limpieza profesional para las empresas de limpieza
Presupuestos a empresas de limpieza

Patrocinador

21/10/2011 | Fuente: europeancleaningjournal.com Volver Atrás

El seguimiento sobre la limpieza, ¿se basa únicamente en los resultados visibles?

Compartir

¿Visualmente Limpio o Higiénicamente Limpio?

Muchas veces, consciente o inconcientemente, el seguimiento sobre la limpieza se basa únicamente en los resultados visibles. Se considera que una superficie o un piso están limpios cuando no hay suciedad o manchas evidentes. Pero el especialista en sistemas de pulido Vermop pregunta ¿Es eso suficiente? ¿Se necesita un enfoque más diferenciado para cada área específica? ¿Es la “apariencia inmaculada” lo mismo que la limpieza higiénica?

La apariencia es un aspecto importante para determinar si la limpieza se llevó a cabo correctamente. Cuando no hay evidencia de suciedad o manchas, se considera que el área está limpia. Generalmente, esto también se pone en práctica en áreas higiénicamente sensibles como hospitales, instalaciones residenciales para adultos mayores u hogares de ancianos.
Pero el número de infecciones hospitalarias crece continuamente cada año, y se reportan alteraciones en los hábitos de los microorganismos periódicamente. Por esta razón, es importante hacer un seguimiento de la limpieza higiénica para incluir otros criterios apartes y más detallados que solamente una apariencia limpia.

Estos son, por ejemplo, los procesos y métodos de limpieza usados, la organización del procedimiento de limpieza en las áreas individuales, la frecuencia de la limpieza, la organización del carrito de limpieza y el nivel de conocimiento del personal de limpieza sobre limpieza e higiene.

Todos estos puntos deben tomarse en cuenta para la evaluación de riesgos. Esto asegura que la contaminación bacterial en la limpieza se reduzca, o que se haga imposible. 

Muchos hospitales afrontan el problema del número creciente de infecciones, por lo que éstos evalúan intensa y críticamente las áreas individuales para lograr mantener bajo control a los problemas provenientes de microorganismos resistentes y alterados. Es en este punto donde la limpieza tiene una influencia significativa.

Cuando se admiten pacientes, usualmente no queda claro si son ellos los portadores de enfermedades infecciosas o no. Esto sólo puede determinarse a través de exámenes que llevan mucho tiempo. Pero mientras se espera por los resultados, la limpieza general habitual se sigue llevando a cabo sin estándares especiales o medidas de seguridad.

Los hábitos de los micro-organismos 
 
La propagación de microorganismos sólo puede entenderse cuando sus hábitos fundamentales son familiares. La característica más importante de los microorganismos y las bacterias son sus pequeñas dimensiones. Sólo hay unos pocos miles del tamaño de un milímetro. La célula bacteriana tiene muy poco espacio para el almacenamiento de diferentes enzimas o proteínas. Sin embargo, la gran adaptabilidad del metabolismo bacteriano implica que éste siempre pueda producir la enzima que se necesita para procesar un nutriente.
Hay muchos nutrientes para la bacteria, por ejemplo, la suciedad, los restantes de líquidos y los fluidos corporales. Al mismo tiempo, sus necesidades en términos de variedad son mínimas.
 
Los humanos como portadores
 
En la transmisión de enfermedades infecciosas, los humanos tienen un rol principal y muy importante como la reserva natural de microorganismos. Estos pueden ser transmitidos, por ejemplo, a través de un estornudo, de un acceso de tos, de contacto de piel o de manos, o a través de las excreciones de orina, sangre y de materia fecal. Los gérmenes que causan la gripe se transmiten a través del aire que respiramos. Por ejemplo, la E.Coli se pasa a través del tracto gastrointestinal o del estafilocócico y el Aureus a través de la piel. Estos son sólo algunos ejemplos de la enorme cantidad de microorganismos que existe.
 
El peligro de la propagación de microorganismos a través del personal de limpieza es particularmente alto. Ellos entran en contacto con muchos pacientes, personal médico y visitas, así como también pasan por numerosas habitaciones, áreas y salas. Y lo hacen con una frecuencia por encima de lo normal. Por lo tanto, es necesario que el personal de limpieza tenga un nivel de higiene personal bastante alto. 
 
El material de limpieza como portador 
 
Una esponja limpiadora, que se usa en varias áreas, le ofrece a las bacterias un enorme depósito en el cual los microorganismos se pueden multiplicar con libertad. Para controlar la reproducción, se deben tener en cuenta los siguientes puntos en la selección de utensilios para la limpieza:
 
• Los utensilios para la limpieza no deben ofrecer caldos de cultivo para los microorganismos.
 
• Los utensilios de limpieza deben permitir su desinfección o deben ser lavables a 95°C. Los ítems críticos son, por ejemplo, las manijas de madera.
 
• Debe ser posible remover la suciedad y los microorganismos de manera fácil y absoluta de la superficie.
 
Los básicos de la higiene
 
Es particularmente importante minimizar la propagación de más gérmenes a través de la limpieza. Con respecto a la transmisión de contaminación y a la propagación de gérmenes, se debe tener especial consideración en la organización de los procesos de limpieza. 
 
► Puntos importantes para la limpieza higiénica:
 
•La limpieza debe realizarse desde la parte superior a la inferior y de la parte posterior al frente, es decir, hacia la puerta de salida.
 
•Se considera que una superficie está higiénicamente limpia cuando esta ha sido limpiada con un paño. Los microorganismos sólo pueden removerse de esa manera. Este principio también se aplica en la limpieza de revestimientos para pisos. Sólo con una correcta limpieza, se pueden reducir los gérmenes a un 80 por ciento.
 
• Las cubiertas de limpieza y los paños de limpieza deben ser usados para cada habitación de los pacientes.
 
• Las habitaciones de los pacientes que podrían ser la fuente de la infección deberían ser limpiadas y desinfectadas siempre al final de un día de limpieza.
 
Procedimientos a seguir para la limpieza de una habitación de hospital: 
 
Limpieza del área sanitaria:
 
• Verter limpiador sanitario dentro del vaso sanitario y dejar actuar.
 
• Remover los residuos.
 
•Limpiar el vaso sanitario y las partes aledañas con un paño de limpieza del color predeterminado (por ejemplo, rojo).
 
•Limpiar otras superficies con el paño de limpieza del color predeterminado (por ejemplo, amarillo).
 
• Limpiar el piso con una cubierta sanitaria limpia.
 
Para limpiar una habitación de paciente:
 
• Remover los residuos.
 
• Primero, limpiar las áreas más alejadas del paciente, y luego las más cercanas. Limpiar el piso con una cubierta de limpieza fresca que humedezca el suelo y luego levantar la suciedad aflojada.
 
Para limpiar superficies 
 
Las superficies de una habitación de paciente de hospital se dividen en las áreas cercanas al paciente y las áreas más alejadas. El factor decisivo es la frecuencia del contacto por piel y manos (por ejemplo, en manijas de puertas, interruptores de luz, marcos de la cama, timbres, mesitas de luz, mesas, sillas).
 
Las superficies tales como las manijas de las puertas y los interruptores de luz, que entran en contacto con la gente muy frecuentemente, siempre deben ser consideradas como críticas y, por lo tanto, se les debe prestar especial atención.
 
Un aspecto importante al momento de limpiar superficies es la transmisión de microorganismos a través de equipamientos o de textiles para la limpieza. Es muy posible que se produzca una cadena de infección desde el humano hacia el objeto y luego de vuelta hacia el humano. Esta ruta de transmisión se interrumpe solamente a través de una limpieza y desinfección higiénicas. Se debe dar especial énfasis a dicha interrupción si se desea prevenir la propagación de microorganismos.
 
Los textiles de limpieza hechos de microfibra tienen un efecto mecánico mejor que otros materiales sobre las superficies. Como resultado, se puede remover un mayor número de microorganismos y partículas de suciedad que con otros textiles.
 
Por lo tanto, los paños de limpieza con contenido de microfibra deben preferirse a otros materiales.
 
Planes de limpieza y desinfección
 
Para todos los tipos de limpieza en áreas higiénicamente sensibles, los planes de limpieza y desinfección son absolutamente necesarios, es más, en algunos países son obligatorios. Estos planes deben ponerse en práctica directamente en el carrito de limpieza. Es más, se debe entrenar al personal de limpieza por lo menos una vez al año en el uso de este plan.
 
Debe estructurarse el plan de la siguiente manera:
 
• ¿Qué debe limpiarse?
 
• ¿Qué se usa para la limpieza?
 
• ¿Cómo se llevará a cabo la limpieza?
 
• ¿Cada cuánto se llevará a cabo la limpieza?
 
Las imágenes y los pictogramas facilitan la lectura y el entendimiento de los planes.
 
Método de limpieza
 
Otro paso en la reducción de la propagación de gérmenes es la selección del método de limpieza.
Desde una perspectiva higiénica y ergonómica, la implementación de procesos de pre-lavado con paños previamente humedecidos tiene mucho sentido. Se debe guardar los paños en una caja cerrada o en un balde con tapa para evitar la transmisión de la contaminación. Cuando los paños de limpieza se sumergen repetidamente en la misma solución de limpieza o desinfección, los microorganismos se separan del paño y permanecen en la solución. Pueden contaminar al próximo paño que se sumerja y transferirse a otras áreas, donde pueden derivar en una infección.
 
Una vez completada la limpieza de superficies en una habitación de paciente, se deben recoger higiénicamente los paños de limpieza en un canasto con paños para lavar. No se debe dejarlos sobre el carrito de limpieza bajo ninguna circunstancia. Esta es la única forma de evitar la propagación de gérmenes y la contaminación.
 
Los siguientes puntos son decisivos al elegir el método de limpieza para el piso:
 
• El método debe ser simple y fácil de aprender
 
• La propagación de gérmenes debe ser prácticamente descartada por el uso del método de limpieza.
 
A través de los años, los métodos de limpieza en los cuales las cubiertas de limpieza se humedecen previamente en el líquido de limpieza o solución desinfectante resultaron ser eficaces, particularmente en los hospitales. Para este proceso de pre-lavado, las cubiertas se colocan en una caja y se vierte sobre ellos una cantidad de solución de limpieza o desinfectante definida. Luego, el personal de limpieza encastra las cubiertas directamente de la caja al soporte, ergonómicamente y sin tocarlas.
 
La elección del método debe basarse en las consideraciones de higiene. Las fuentes de error deben descartarse en lo máximo posible. Se recomienda el uso de sistemas de limpieza que permitan una limpieza en dos etapas con un trapeador de dos lados.
 
Esto significa que las partículas de suciedad y los microorganismos pueden aflojarse con un lado de la cubierta de limpieza y luego removerse del piso con el otro lado. Después de la limpieza, las cubiertas se descartan sin contacto directo. El trapeador debe descartarse dentro de una bolsa y taparse, para que así se reduzca la propagación de gérmenes.
 
Beneficios para la higiene de este método de limpieza:
 
• El cambio de cubierta se lleva a cabo sin contacto directo con la misma.
 
• La remoción de microorganismos y suciedad es más efectiva que en los procesos de limpieza de una etapa.
 
• La propagación de gérmenes se reduce.
 
Otro proceso de limpieza interesante es el que involucra un contenedor desinfectante y una cubierta de dos lados. La solución de limpieza o desinfectante se agrega al contenedor desinfectante con una unidad dosificadora. Al operar un pedal con el trapeador incorporado, la parte inferior del trapeador se satura con humedad.
 
El segundo lado del trapeador, que está en la parte superior, permanece seco. El área del piso se limpia con el lado húmedo y luego se da vuelta el trapeador, de modo que el lado seco pueda levantar la suciedad aflojada. Luego de haber limpiado el piso, el trapeador se descarta en una bolsa de limpieza.
 
Beneficios para la higiene al trabajar con un carrito de desinfección: 
 
• El cambio de cubierta se lleva a cabo sin contacto directo con la misma.
 
• La remoción de microorganismos y suciedad es más efectiva que en los procesos de limpieza de una etapa.
 
• La humedad en la cubierta se puede regular de manera flexible.
 
• La propagación de gérmenes se reduce. 
  

El sistema de colores
 
Un principio fundamental en la limpieza higiénica de superficies es el uso de un sistema de colores consistente. Los paños de diferentes colores se asignan a las áreas individuales de limpieza (vaso sanitario, área alrededor de los lavabos, superficies). De esta manera, los gérmenes fecales que se hallan normalmente alrededor del vaso sanitario no se transfieren a la mesa de luz del paciente. 
 
► Beneficios para la higiene del sistema de colores:
 
• Se reduce el peligro de mezclar los paños.
 
• Se simplifica la instrucción del personal de la limpieza que habla diferentes lenguajes, ya que el método es fácil de entender.
 
• Se reduce la propagación de gérmenes.
 
• El carrito es limpio e higiénico.
 
• Se mejora la ergonomía ya que el personal no debe eliminar los paños.
 
• Se limita el consumo de agua y de químicos de limpieza a través de la dosificación exacta.
 
Siempre es mejor aparcar el carrito de limpieza directamente en frente de la puerta de la habitación que se va a limpiar. Esto es una señal para el personal del edificio, pacientes y visitas. Precaución - Limpieza en progreso en esta habitación. El revestimiento de pisos puede ser húmedo y resbaloso. El carrito de limpieza no está en el medio del paso de la habitación a ser limpiada. Se propagan menos gérmenes de habitación en habitación.
 
El carrito de limpieza
 
El carrito de limpieza es la tarjeta de presentación de una limpieza higiénica, y éste también debe acondicionarse de acuerdo a consideraciones de higiene:
 
• Fácil lavado y, cuando fuera necesario, desinfectado.
 
• No más rincones difíciles de alcanzar ni áreas difíciles.
 
• Uso de centros químicos para almacenar químicos para que no sean de acceso libre.
 
• Bolsas de residuos cubiertas.
 
• Carrito de limpieza limpio y ordenado. Sólo debe colocarse éste los ítems que sean realmente necesarios para la limpieza general.
 
La limpieza higiénica periódica reduce las tasas de infección, los costos y el sufrimiento humano. Sólo un personal responsable y bien entrenado garantiza una higiene apropiada. Ese es el principio que debe aplicarse para todos los entrenamientos de personal. Esa es la única manera de minimizar y contener la propagación de gérmenes.



DOCUMENTOS RELACIONADOS

:: MADRID - La higiene en la cocina hospitalaria disminuye el riesgo de enfermedades (11/01/2010)

:: MADRID - Los jóvenes son los más responsables con la higiene en la cocina (08/01/2010)

ESTUDIO: La higiene personal en países de todo el mundo (13/07/2011)

Hipótesis de la higiene (31/12/2010)

Compartir

Síguenos en:

El portal de la limpieza profesional, empresas de limpieza y productos de limpieza - Tel 902 198 071 - Aviso Legal - Contactar

Publicidad