Limpieza.com el portal líder en limpieza profesional para las empresas de limpieza
Presupuestos a empresas de limpieza

Patrocinador

Detalle de la noticia

Nacional | 24/12/2002 | Fuente: Diariomédico.com Volver Atrás

La AN indemniza un contagio VHB a una limpiadora de quirófanos

Compartir

La AN indemniza un contagio VHB a una limpiadora de quirófanos

Una nueva sentencia de la Sala de lo Contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional ha vuelto a indemnizar por un contagio viral sufrido por un trabajador dedicado a la limpieza de las dependencias internas de un centro sanitario público. En esta ocasión se trataba de una limpiadora que sufrió un "pinchazo accidental con sangre contaminada". La sentencia recuerda que en estos casos se aplica la responsabilidad objetiva.

Una sentencia de la Audiencia Nacional ha indemnizado con 120.0000 euros (veinte millones de pesetas) a una trabajadora que sufrió el contagio del virus de la hepatitis B (VHB) debido a un pinchazo accidental mientras limpiaba la unidad de diálisis de un centro público.

Los hechos que ha estudiado el tribunal trataban de una empleada de la empresa de limpieza contratada por un centro público y destinada en los quirófanos que en 1983 "sufrió en la unidad de diálisis un pinchazo accidental con sangre contaminada de portador de VHB". Sin embargo, la paciente no fue diagnosticada de la infección hasta 1991, desarrolló varios años después la enfermedad de hepatitis B con mayor virulencia y se le diagnosticó en 1999 una hepatopatía crónica y fibrorrialgia.

La paciente presentó una reclamación por responsabilidad patrimonial, pero el Insalud la rechazó porque "no existe en la historia clínica de la paciente ninguna referencia a la existencia del accidente de 1983", así como que "la paciente sufrió un cuadro de hepatitis aguda en 1968, siendo positivas las pruebas hepáticas en 1971, por lo que el contagio de VHB sucedió en esas fechas". Por esta razón, la Administración entendía que el contagio no tenía vinculación con el accidente laboral.

Sin embargo, esta tesis no ha sido aceptada por la Audiencia Nacional, ya que el perito designado por insaculación -sorteo- en el proceso declaró que "lo que tuvo [la paciente] fue un cuadro clínico que podría o no catalogarse de afectación hepática pero no una hepatitis, muy probablemente una infección por el virus de la hepatitis A (VHA), [que es] muy benigna, sin cronicidad y con curación".

Por otro lado, el tribunal también ha tenido en cuenta que si bien el accidente laboral no constaba en la historia clínica, sí fue posible deducirlo a través de dos documentos. Por un lado, un registro de la empresa donde consta una baja por accidente en 1983 y, por otro, una nota interior del servicio de Nefrología del hospital donde fue tratada la paciente, en la que se relataba el accidente sufrido y que "un mes y medio después, y a pesar de haber recibido tratamiento con gammaglobulina presenta marcadores del virus B positivo".

Es automática

El tribunal, aceptando los argumentos de Javier Saldaña, abogado de la paciente, ha declarado que "acreditado que el contagio se produjo como consecuencia de un pinchazo ocurrido cuando la paciente limpiaba la unidad de diálisis del centro, dado el carácter objetivo de la responsabilidad patrimonial, resulta clara su atribución a la Administración".

Por otra parte, la sentencia también ha explicado que concede 120.000 euros de indemnización porque la "afectación hepática [de la enferma] sigue un curso evolutivo con deterioro progresivo de la función hepática, hacia la cirrosis hepática con grados diversos de hipertensión portal o hacia el hepatocarcinoma, es decir, sus consecuencias en este caso concreto son similares a las producidas por el VHC, por lo que la indemnización debe estar en idéntica línea".

Precisamente, de acuerdo con las últimas sentencias dictadas por la Audiencia Nacional en contagios de VHC, la indemnización concedida fue de 120.000 euros en el caso de reclamantes con vida.

Alerta en Pipex
Hace poco la Audiencia Nacional indemnizó un contagio de VIH sufrido por una auxiliar de clínica de un centro público que estaba dedicada a la limpieza de material, mesas y aparatos de laboratorio. También se encargaba de la manipulación, lavado, secado y control de jeringas de vidrio utilizadas en la extracción de sangre. Con motivo de una herida sufrida en 1993 contrajo la infección (ver DM del 11-XII-2002).

Por su parte, Vicente Monge, jefe de Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Ramón y Cajal, alertó de la importancia de seguir los protocolos de los Procedimientos Invasivos Predisponentes a Exposición (pipex) para evitar los contagios en el medio laboral, durante la celebración del IV Congreso Nacional de la Asociación Española de Gestión de Riesgos, ya que lo más frecuente en los hospitales es no seguirlos.
 

Compartir

Síguenos en:

El portal de la limpieza profesional, empresas de limpieza y productos de limpieza - Tel 902 198 071 - Aviso Legal - Contactar

Publicidad