Limpieza.com el portal líder en limpieza profesional para las empresas de limpieza
Presupuestos a empresas de limpieza

Patrocinador

13/10/2005 | Fuente: PASAC.COM Volver Atrás

Limpieza de desagües, tuberías y sus grifos

Compartir

LIMPIEZA DE LOS FILTROS DE AGUA DE LOS GRIFOS

Todos los grifos y dispositivos de toma de agua generalmente llevan un filtro compuesto de unas pequeñas rejillas cuya finalidad consiste en retener todas las impurezas que puedan ser arrastradas por el agua y que provienen de las cañerías (trozos desprendidas de ellas, trozos de juntas, óxidos, partículas provenientes de reparaciones en las líneas, etc...).

Proponemos en este numero la limpieza de dichos filtros para lograr sobre todo que el chorro de agua de nuestro grifo vuelva a ser homogéneo. Este filtro se encuentra generalmente en el extremo del grifo y para soltarlo se podrá hacer directamente con la mano o bien con una llave inglesa. En el caso de usar una llave tendremos que tener cuidado de no estropear el cromado. Una vez extraído el filtro lo colocamos sobre un chorro fuerte de agua para librar a los agujeros de impurezas. Si es necesario soplaremos e incluso podremos ir quitando las impurezas con una aguja, pero con mucho cuidado.

Si después de estas operaciones el chorro de agua sigue sin ser homogéneo sería conveniente cambiarlo debido a que alguna de las rejillas interiores tiene alguna obstrucción parcial o bien está doblada.

 

COMPROBAR LA PRESIÓN Y EL ESTADO DE LAS REJILLAS DE LOS GRIFOS

Lo más adecuado, limpiar o sustituir la pieza

Cada cierto tiempo conviene revisar los grifos y los sifones del hogar para comprobar que están en buen estado y que no existen pequeñas fugas. Una vez que se haya verificado el estado de las tuberías también hay que prestarle atención a la presión con la que sale el agua.

Si la grifería tiene pocos años no debería de existir ningún problema pero si ya han pasado varios años desde su instalación es muy probable que veamos como poco a poco va disminuyendo la presión con la que el agua sale, es decir que el chorro de agua no tiene la potencia que tenía antaño.

 

 

Para solucionar este pequeño problema hay que actuar de la siguiente manera:

- se desenrosca la rejilla externa por la que sale el agua dosificada del grifo.
- se limpia convenientemente y de paso se comprueba que el grifo no tenga ningún otro elemento que lo obstruya. Si la pieza está muy deteriorada es aconsejable sustituirla por otra nueva.
- se enrosca de nuevo la rejilla y se comprueba que la presión con la que sale el agua es la misma con la que lo hacía cuando se instaló.

Otro indicio de que la rejilla está sucia o que necesita ser reemplaza es observar que el chorro de agua no es uniforme, es decir que existe zonas de la boca del grifo por las cuales no sale agua.

 

LIMPIEZA Y MANTENIMIENTO DE TUBERÍAS DOMÉSTICAS

 


Un uso correcto evita problemas

Obstrucciones, malos olores y fugas de agua son los principales problemas de las tuberías de nuestras casas, que por el mal uso que hacemos de ellas y por el propio paso del tiempo se acaban deteriorando. Además de utilizarlas correctamente – recordando que no son una vía para deshacerse de residuos, hay que mantenerlas limpias y en perfecto estado. A pesar de lo engorroso que puede resultar, una revisión y puesta a punto mensual es lo que los          expertos recomiendan.

  

Cuidados con los desperdicios

 

·  No tire desperdicios por los desagües. Los restos de comestibles, pelos, uñas cortadas, alfileres y otros objetos, mezclados con los sedimentos que arrastra el agua y que se acumulan imperceptiblemente (como sal o cal), ayudan a producir atascos.

·  Extreme las precauciones si utiliza desatascadores químicos. Están elaborados con sustancias tóxicas, por lo que debe evitar que entren en contacto con la piel. Si usa agua hirviendo para disolver y ayudar a penetrar el producto, protéjase de los gases que origina la mezcla. Resulta fundamental leer las instrucciones de uso de estos productos, es muy habitual utilizarlos incorrectamente: muchos de ellos han de ser diluidos en agua antes de ser vertidos por la tubería y por desconocimiento no siempre se hace.

·  Revise la boca visible del desagüe para comprobar que no haya ningún objeto al alcance de la mano que obstruya el paso del agua.

·  Para desatascar el inodoro pruebe a atar una toalla vieja alrededor de la escobilla. Después, mueva la escobilla arriba y abajo haciendo presión.

·  Si se atasca el fregadero y no tiene un desatascador de goma, tape el sumidero y llene el recipiente hasta un tercio de su capacidad. Con una mano tape el respiradero de la parte superior y, con la otra, quite el tapón y ejerza una acción de ventosa.

·  Desatasque las tuberías echando cristales de sosa con agua hirviendo. Con una taza de sosa por cada dos litros de agua será suficiente.

 

Adiós a los malos olores

 

·  Los sifones son los encargados de detener los malos olores que suben desde los desagües. Sin embargo, en ocasiones los malos olores pueden proceder del propio sifón. Para limpiarlo, quite el tapón de limpieza, situado en una de sus curvas, y saque los restos acumulados.

·  Una vez al mes limpie los sifones que se encuentran accesibles. Evitará la acumulación de residuos, su descomposición y, consecuentemente, los olores desagradables.

·  Si antes de salir de vacaciones ha cortado el paso general del agua, es probable que el nivel de agua-barrera de los sifones se evapore dejando paso a los gases del desagüe. No eche lejía ni otros productos químicos para intentar eliminar los malos olores, bastará con abrir de nuevo el paso del agua para que los sifones se vuelvan a llenar hasta su nivel y cumplan nuevamente su función.

·  Elimine los olores persistentes vertiendo una mezcla de media taza de bicarbonato sódico, una de vinagre y dos de agua caliente. A continuación, eche por el desagüe agua hirviendo.

 

Soluciones a las fugas

 

·  Compruebe si la tubería tiene fugas aplicando una solución espesa de detergente líquido sobre la misma. Se formarán burbujas en el lugar del escape.

·  Si la tubería pierde agua, corte el paso de la misma y vacíe el conducto. Si el agujero es pequeño, no es necesario que recurra a un profesional inmediatamente. Saldrá del paso colocando un trozo de goma de borrar sobre él y manteniéndolo apretado con una abrazadera.

 

Tuberías sin aire

 

·  Si alguna tubería de su casa hace ruidos, especialmente al abrir o cerrar el grifo, lo más probable es que se deba a las burbujas de aire que tiene en su interior. La solución es purgar el aire atrapado, aumentando la presión sobre el agua del mismo grifo para desplazar la burbuja.

·  Coja un trozo de manguera y conecte el grifo del fregadero con el grifo con aire. Abra los dos grifos un par de minutos para que la mayor presión del agua arrastre el aire; quite la manguera, y compruebe si ha desaparecido el aire. Si permanece en la tubería, repita la operación cuantas veces sea necesario hasta eliminarlo.

 

MANTENER LAS TUBERÍAS EN LAS MEJORES CONDICIONES

 

Algunos hábitos saludables para grifos y desagües

Un problema en las tuberías es algo siempre engorroso para el usuario, además de suponer un desembolso que puede ser mayor o menor en función de las dimensiones que haya adquirido la avería.

A continuación vamos a ofreceros algunos consejos en el uso de los grifos y desagües que si los incorporamos a nuestros hábitos diarios sin duda alargarán la vida de las tuberías de nuestro hogar:

- evitar la perjudicial costumbre de tirar los restos de comida por el fregadero cuando se está fregando, ya que esto suele ser el germen de futuras obstrucciones y atascos en las tuberías.
- es recomendable proteger los desagües de los sanitarios del baño y del fregadero de la cocina con rejillas que impidan el paso de los restos.
- cuando se ha atascado una tubería tendemos a tratar de solucionarlo introduciendo alambres, palos u otros elementos que pueden acabar dañando los revestimientos.

 

 

 

 

- un buen uso de los grifos también ayudará a prolongar la vida de las tuberías, así que es recomendable abrir y cerrar despacio el grifo porque de lo contrario, se produce un dañino y brusco cambio de presión.
- no cerrar de golpe el grifo (a esta acción se la denomina golpe de ariete), para que las juntas y las zapatas duren más y en mejores condiciones.
- de vez en cuando también es recomendable llenar el pozo de agua caliente y soltarla para que a su paso desaga las posibles incrustaciones que pueda tener la tubería.

Con estos simples hábitos prolongaremos el buen estado de nuestros grifos y cañerías, ahorrándonos posibles disgustos y desembolsos de dinero en un fontanero

  

 

DESAGÜES DE LAVABOS Y FREGADERO

 


- Desmonta desenroscando todos los elementos que componen los sistemas de desagüe de los lavabos y fregaderos. Suelen ser muy parecidos y en la mayoría de los casos están fabricados en plástico.
- La parte curva, en la que va el sistema de sifón que evita los malos olores, quizá se pueda limpiar sin necesidad de desmontar todo el sistema ya que, a veces, incorporan una tapa enroscada que se quita con facilidad.
- Los tubos, manguitos y sifones, una vez desmontados, se limpian con trapos, pequeños cepillos (los de dientes que ya no se puedan utilizar pueden servir) y con agua a presión. Ten cuidado de no limpiar los útiles justo donde ha desmontado el desagüe.
- Aunque no es necesario desmontarlas, también conviene limpiar las bocas que van sujetas al lavabo o fregadero. Si quieres desmontarlas y comprobar su junta de estanqueidad, lo harás fácilmente con un destornillador.
- Comprueba el estado de todas las zapatas y juntas de estanqueidad. Si están mal, pon otras. El teflón te servirá para evitar los pequeños desajustes en los roscados.

 

 

Vinagre
l Desatascador para desagüe: para tener un conducto limpio haga una mezcla con media taza de vinagre caliente y tres cucharadas de bicarbonato de sodio. Arrójela por el desagüe, déjela actuar durante unos minutos y después eche abundante agua caliente.
l Antibacteriano: si limpia los pisos con vinagre y agua elimina el 99 por ciento de las bacterias, el 80 por ciento de gérmenes y el moho. Para producir un antibacterial ambiental, puede agregar 20 gotas de aceite esencial de tea tree, lavanda o tomillo por litro de agua o a la preparación con vinagre

El bote sifónico
- Su instalación es fundamental para controlar el buen funcionamiento de todos los desagües de la casa (lavabos, fregadero, bañera, ducha, lavadoras, lavavajillas, etcétera).
- Suele estar colocado en un lugar cercano a la salida de desagüe general del edificio. A él confluyen varias tuberías de los diferentes sanitarios o aparatos.
- Al ser de plástico rígido no retienen los sedimentos pero, si son muy pesados, la arena por ejemplo, se acaba depositando en el fondo del bote sifónico, con lo que habrá que limpiarlo. Pelos y otros desperdicios acaban formando pequeñas bolas que atascan o impiden el buen funcionamiento del sifón.
- Desmonta el embellecedor del sifón con un tornillo. Gira la tuerca que aparece en la tapa y sácala sin problemas. Ya puedes limpiar con las manos o cualquier útil a su alcance.
- Deja correr bien el agua de los sanitarios para comprobar que no hay más impurezas y que fluye correctamente.
- Si crees que hay atascos en alguna tubería, mete un alambre por el orificio correspondiente para intentar desatascarlo.

Compartir

Síguenos en:

El portal de la limpieza profesional, empresas de limpieza y productos de limpieza - Tel 902 198 071 - Aviso Legal - Contactar

Publicidad