Limpieza.com el portal líder en limpieza profesional para las empresas de limpieza
Presupuestos a empresas de limpieza

Patrocinador

25/02/2005 | Fuente: waste.ideal.es Volver Atrás

Los QUITA-CHICLES, un ejemplo de especialización en limpieza.

Compartir

  • Los chicles y gomas de mascar arrojados en las calles suponen un alto grado de contaminación y un enorme gasto para su retirada
  • Una ciudad española - Granada - crea el primer equipo de especialistas en la retirada de chicles
  • Cada ‘goma’ tirada al suelo cuesta retirarla 0,12 céntimos de euro
  • CADA vez que usted tira un chicle en la calle, sus conciudadanos tienen que pagar 0,12 céntimos de euro (20 pesetas) para poder retirarlo del espacio de pavimento público en el que ha quedado adherido. Esta acción de arrojar la goma de mascar a la calle se produce decenas de miles de veces todos los días, provocando un salpicado de lunares negros y blancos en aceras y plazas. Cuando no se pegan a los zapatos y se convierten en un suplicio para poder despegarlos, quedan contaminando las calles de la ciudad. Para luchar contra este problema ha nacido la ‘brigada antichicles’.
    Se trata de cuatro operarios de la empresa Inagra, grupo Cepsa, encargada de la limpieza de la ciudad de Granada - España. Ataviados con chalecos reflectantes amarillos en los que se ha estampado una señal de prohibición con una leyenda: ‘Brigada quitachicles’. Van armados con espátulas de mango largo y acompañados de una máquina aspersora y lanzadores de agua a presión.
    La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada y la empresa concesionaria de limpieza de la ciudad, Inagra, decidieron en diciembre de 2002 poner en marcha este equipo especializado ante la dimensión que el problema tiene en zonas céntricas de la capital, especialmente en calles y plazas de mucho paso de personas. El pavimento, generalmente de materiales seminobles, se ha deteriorado considerablemente a causa del impacto de los chicles y de los productos químicos que poseen. Según el concejal de Medio Ambiente, Baltasar Garzón, en estas zonas se encuentran entre 5 y 15 chicles por metro cuadrado, sin contar espacios como los alrededores de tiendas de chucherías y establecimientos de comida rápida, donde la cifra se multiplica por tres.

    Un dineral
    Los ciudadanos no somos conscientes de lo que nos cuesta a todos tener que limpiar este tipo de residuos. Retirar un chicle de la calle cuesta dos veces más que cuando lo compramos en la tienda de chucherías o en la maquinita expendedora.
    Según el director general de Inagra, Francisco Fernández Rico, señala que en un estudio reciente, el coste que tendría la retirada de la totalidad de la goma de mascar que hay en nuestras calles oscilaría entre 300.000 y 400.000 euros cada vez que se quisiera limpiar de forma completa.
    La ‘brigada antichicle’ comenzó a funcionar en uno de los espacios más transitados de la ciudad y continuarán haciéndolo por todas las calles del centro de la capital, al tratarse de las más transitadas y, por tanto, afectadas por este problema. «No habrá una periodicidad concreta para el trabajo de esta brigada especial, sino que se pondrá en marcha según dicten las necesidades», afirma Baltasar Garzón.
    Se va a mantener una especial atención sobre zonas relacionadas con tiendas juveniles, chucherías y establecimientos donde existe mucho paso de niños y adolescentes, como las hamburgueserías del centro.
    Además de la brigada el Ayuntamiento de esta ciudad del sur de España pondrá en marcha una campaña de concienciación ciudadana, consistente en carteles en las papeleras, en los que se podrá leer mensajes alusivos a que no se tiren los chicles en la calle y se depositen en la papelera. «Llamamos a todos a no tirarlos al pavimento. Es muy fácil guardar el papelito en el que vienen envueltos y, cuando se ha consumido, liarlo en este papel y acercarse a una papelera para tirarlo. Le haremos un favor a la ciudad y a todos nosotros», afirma Baltasar Garzón, que señala que esta iniciativa se encuadra en los planes de limpieza especial de los barrios.

    Las colillas superan a los masticables
    El problema de los chicles se queda pequeño si lo comparamos con las colillas que cada minuto son arrojadas a las calles por ciudadanos, conductores y visitantes. No existe un estudio actual sobre el número de cigarrillos que tiramos, pero los realizados hace alrededor de tres años indicaban que la proporción es mucho mayor que la de los chicles, entre 10 y 15 cigarrillos por metro cuadrado en algunos lugares de la ciudad, especialmente en las esquinas, bordillos de las aceras y, sobre todo, los alcorques de árboles y zonas ajardinadas.
    Las bocas de las alcantarillas son uno de los lugares donde la gente no se corta a la hora de tirar una colilla. Cuando se levanta una rejilla aliviadora de agua, la sorpresa es mayúscula, el número de colillas supera el centenar.
    El Ayuntamiento ha planteado en ocasiones la puesta en servicio de papeleras que tienen un dispositivo en su parte superior que sirve para apagar las colillas y depositarlas en su interior. Un dispositivo que ya existe en las papeleras ubicadas en los jardincillos de los tanatorios del cementerio de San José, aunque la solución sería una reducción del peligroso hábito de fumar.

    datos
    Sistema: Se acordona una zona y se aplica una base de etanol clorado sobre el pavimento. Después acuden los operarios con una espátula despegando los chicles, ayudados por un sistema de agua a presión, después se barre.
    ¿Cuántos?: En el centro se estiman  más de 3 millones de ‘lunares’ formados por goma de mascar.

    CONSUMO
    Los hombres prefieren los chicles de menta azucarados y las mujeres sin azúcar
    El consumo de caramelos masticables y chicles no es el más alto en el ránking de las chucherías que se consumen en España. Sólo suponen el 14% del total. Dentro de este sector el chicle de menta o pipermint es el más apreciado por los consumidores, que según sean hombres o mujeres, los prefieren con azúcar los varones y no azucarados, las féminas. Le sigue en importancia la fresa ácida y la clorofila. La menta verde o hierbabuena también tiene una buena aceptación, un 11,1% del total.
    Los estudios de la Asociación Española de Fabricantes de Caramelos y Chicles, señalan que hay una tendencia al alza en el consumo de chicles, por lo que se han lanzado al mercado todo tipo de productos, como blanqueadores de dientes.

    Otras ciudades
    Los ‘Gum Busters’ del territorio español
    Aunque Granada es la primera capital que ha puesto en marcha el equipo ‘antichicle’ de forma continuada y con su propia empresa de limpiezas, otras ciudades como Barcelona y las capitales canarias, además de Vitoria, utilizan los servicios de una empresa catalana que se ha especializado en esta tarea con brigadas que llama los ‘Gum Buster’.
    Economía
    Un sector en alza permanente
    La producción y venta de golosinas, entre las que se cuentan los chicles, es un sector en crecimiento en España. Anualmente se producen alrededor de 200.000 toneladas de golosinas con una facturación de casi 700 millones e euros y que da empleo directo a más de 6.000 personas, además de las miles de tiendas existentes en todo el país.

     

    Compartir

    Síguenos en:

    El portal de la limpieza profesional, empresas de limpieza y productos de limpieza - Tel 902 198 071 - Aviso Legal - Contactar

    Publicidad