Limpieza.com el portal líder en limpieza profesional para las empresas de limpieza
Presupuestos a empresas de limpieza

Patrocinador

29/06/2005 | Fuente: http://www.beltonglobal.es/pavim/bambu/index.htm Volver Atrás

LIMPIEZA DE SUELOS, MUEBLES Y OBJETOS DE BAMBÚ

Compartir

 LOS SUELOS DE BAMBÚ REQUIEREN UNA SERIE DE CUIDADOS:

El suelo no debe empaparse de agua. Si se expone a grandes cantidades de agua, séquelo inmediatamente para evitar que se hinche y abra la ventana para airear.

Para su limpieza, utilice una aspiradora y una fregona seca. Protéjalo con cera para suelos.

No arrastre por el suelo muebles o artículos pesados sin utilizar paños protectores en sus patas o bases

Evite el contacto de materiales degradantes (como arena y clavos del calzado) con el suelo

No debe exponer el suelo a la luz solar directa ni a ciertas estufas eléctricas.

El parquet de bambú es un producto de la más alta calidad, muy superior a la del resto de los pavimentos de madera convencionales.

Muestra mayor dureza y resistencia que los pisos de madera tradicionales.

Es un producto ecológico. La producción de los parquets convencionales supone la tala de árboles de entre 30 y 60 años. El impacto medioambiental de la producción del bambú es mínimo puesto que el producto se elabora a partir de plantas, no árboles, cultivadas en explotaciones agrícolas.

Se caracteriza por una mayor elasticidad que los pisos de madera, no se contrae ni se expande, y además no se dobla.

 

 

A pesar de que muchas de las características del bambú son similares a las de la madera, el bambú no es una madera. Está clasificado como una planta mucho más densa y, por lo tanto, más resistente que la madera. Además, crece mucho más rápidamente que la madera, por lo cual es un recurso fácilmente renovable.

En el mundo existen unas 1.200 variedades de bambú, pero el más apropiado es el bambú Mao (phyllostachys pubescens) ya que su diámetro, color, estructura, densidad y resistencia son más apropiados para la producción de suelos de bambú y de paneles para muebles. Esta variedad de bambú puede crecer unos 2-3 pies en las primeras 24 horas al brotar del suelo en primavera. En 6 meses, un tallo puede llegar a su madurez en cuanto a altura y diámetro, y, tras cuatro años, puede ser cosechado.

En este momento, el material del bambú presenta unas propiedades físicas y mecánicas comparables a las de la madera de alta densidad. La Tabla I muestra en detalle las características del bambú Mao.

El tallo de bambú es hueco en su interior y su pared externa es circular. Se utiliza dicha pared externa como material de construcción, que está formada por pulpa y membranas. La fina capa exterior de color verde está compuesta por silicona de alta densidad, que proporciona una dureza equivalente a la de la madera y una superficie uniforme similar a la cera. La capa interna, más gruesa y de color amarillo, es menos compacta y más frágil.

 Los productos de bambú son muy apreciados por los clientes debido a su pureza y elegancia distintiva, su fibra especial y su color. Unos diseños únicos producen además unos efectos sorprendentes. Estas propiedades no se dan en otros productos de madera. Existen numerosos ejemplos excelentes de artículos decorativos, mobiliario para la casa y la oficina, y para zonas comerciales y deportivas. Las fotografías que aparecen en estas páginas reflejan todo el potencial del bambú.

 

El contrachapado tradicional utiliza cola de urea formaldehído y fenol. Sin embargo, es peligroso utilizar estos productos en interiores puesto que pueden emitir formaldehído y fenol venenosos que afectan al sistema nervioso central. Rápidamente, se solventa este problema utilizando en su lugar cola europea importada de alta calidad. La gran fuerza adhesiva de esta refinada cola cumple las normas de prueba de EE.UU. sobre suelos laminados de 3 capas ANSI-3 ciclo-test para suelos. Las emisiones cumplen la norma E1.

 Es más difícil mantener el bambú fresco que la madera. El bambú tiene un color muy claro y un elevado contenido de nutrientes y agua. El tratamiento oportuno puede detener el proceso por el cual las bacterias cambian su color. La materia prima debe ser tratada y secada en los tres días posteriores a su recolección.

 

Mantenimiento

Conseguir que el suelo se mantenga atractivo y envejezca con armonía hay que seguir unas reglas de mantenimiento en las que prevenirlo de la arenilla y la suciedad es lo elemental.

Colocar protectores en las sillas y en los muebles para evitar su rozamiento y que con ello que se raye el suelo es sencillo y práctico en todos los lugares de la casa.

Los entendidos recomiendan lijar la madera cada seis o siete años para seguir manteniendo la belleza del primer día. Para que el barnizado tenga una buena apariencia lo más adecuado es aplicar dos capaz de barniz.

La limpieza diaria es sencilla, pero cuando quiera hacerla más profunda uno de los remedios caseros más habituales y efectivos es mezclar agua con un chorrito de vinagre.

USOS DEL BAMBÚ

Planta comestible
Todos los bambúes dan brotes comestibles pero de calidades muy variables. Los turiones se cortan cuando son muy jóvenes y se liberan de las vainas protectoras. Algunas especies se pueden consumir en crudo; otras se cocinan antes de prepararlas de diferentes formas.

Construcción
Las cañas de bambú se utilizan para construcciones tradicionales (cabañas, chozas...) pero también para hacer andamios ligeros y robustos en la construcción de modernos edificios de gran altura.

Pasta de papel
Los chinos han utilizado el bambú desde hace más de 2000 años para fabricar la pasta de papel. En la actualidad, el cultivo de esta planta con este mismo fin no deja de desarrollarse.

 

LIMPIEZA DE LAS ALFOMBRAS DE FIBRA Y BAMBÚ.

Las alfombras tanto de fibras vegetales, como de bambú, son frescas y apropiadas para los meses de calor. Además de estar de moda,(ver nuestra sección de alfombras , otras calidades)resultan higiénicas y fáciles de manter ya que el polvo no penetra en su interior.
Basta con aspirarlas regularmente para tenerlas como el primer día, si bien de vez en cuando conviene pasarles una fregona humedecida en agua ( muy bien escurrida para evitar que se pudra) con un poco de amoniaco para conservar su color.
Para recuperar el color de una estera que se haya oscurecido, aplícale agua tibia diluida con dos chucharadas de agua oxigenada por cada litro. Cepilla para que penetre en todos los rincones y pon la alfombra a secar al aire libre en lugar sombreado y en el suelo para evitar que se deformen.
Para recuperar la elasticidad de las fibras secas, puedes humedecerlas con una mezcla de leche y sal y tenderlas a la sombra.

LOS OBJETOS  

Los objetos de bambú recobran su mejor aspecto frotándolos con zumo de limón.

La limpieza de los objetos de bambú se efectúa cepillándolos con una solución de agua caliente, lejía y unas gotas de amoníaco. Aclara, seca el bambú con una esponja, frótalo con aceite de linaza y saca brillo a continuación.

 

LOS MUEBLES 

Los muebles de bambú se conservan mejor si los limpias con un cepillo humedecido en agua y sal morena.

Los muebles de bambú pueden lavarse frotando con un paño humedecido en petróleo. 

Los muebles y objetos de bambú, junquillo o mimbre sufren por la falta de humedad (es conveniente humedecerlos con una esponja o un vaporizador), así como por los efectos de la carcoma que los ataca como si de madera se tratara. Para lavar objetos de estos materiales debe usarse un cepillo suave, de cerda larga, y agua. Se ponen a secar al sol.

La limpieza de los objetos de bambú se efectúa cepillándolos con una solución de agua caliente, lejía y unas gotas de amoníaco. Aclara, seca el bambú con una esponja, frótalo con aceite de linaza y saca brillo a continuación. 

Los muebles de bambú se conservan mejor si los limpias con un cepillo humedecido en agua y sal morena.

Los objetos de bambú recobran su mejor aspecto frotándolos con zumo de limón.

Los muebles y objetos de bambú, junquillo o mimbre sufren por la falta de humedad (es conveniente humedecerlos con una esponja o un vaporizador), así como por los efectos de la carcoma que los ataca como si de madera se tratara. Para lavar objetos de estos materiales debe usarse un cepillo suave, de cerda larga, y agua. Se ponen a secar al sol.

Los muebles de bambú pueden lavarse frotando con un paño humedecido en petróleo.

La limpieza de los objetos de bambú se efectúa cepillándolos con una solución de agua caliente, lejía y unas gotas de amoníaco. Aclara, seca el bambú con una esponja, frótalo con aceite de linaza y saca brillo a continuación.

Muebles de bambú: Para conseguir que adquieran un brillo especial bastará con que les pases de vez en cuando, medio limón por toda la superficie. 

 

 

Compartir

Síguenos en:

El portal de la limpieza profesional, empresas de limpieza y productos de limpieza - Tel 902 198 071 - Aviso Legal - Contactar

Publicidad