Limpieza.com el portal líder en limpieza profesional para las empresas de limpieza
Presupuestos a empresas de limpieza

Patrocinador

14/09/2005 | Fuente: editorialbitacora.com Volver Atrás

Trucos para limpiar plata, oro y más

Compartir

 

Las manchas no volverán a ser problema.

En casi todos los hogares hay objetos de plata: marcos, bandejas, candelabros, etc. Algunos de uso diario, otros sólo en fechas muy señaladas, como la cubertería, los bajo-platos y las copas. También están las joyas y pequeños elementos de coleccionismo. Para mantenerlos brillantes y en buen estado es conveniente conocer los trucos de limpieza y conservación. Son preparados caseros que, además de facilitar el trabajo de limpieza, divierten, relajan la mente y entretienen.

Los objetos preciosos del hogar

En la mayoría de los hogares existen objetos de metales preciosos o semipreciosos, como la plata. Algunos sólo se utilizan en ocasiones muy señaladas, otros,  continuamente. Todos, por mucho cuidado que se ponga en su conservación son agredidos por factores como la polución y los humos de la calefacción que terminan ennegreciéndolos.

Para lograr que conserven su aspecto original, lo primero es determinar qué tipo de manchas afectan a los objetos y, luego, saber que productos son más adecuados para su limpieza. Conviene tener presente que los objetos cincelados requieren más cuidado a la hora de limpiarlos

 

En estos últimos casos, después de aplicarle el producto de limpieza hay que frotarlos con un cepillo de uñas para eliminar los posibles restos del producto empleado para su limpieza. Hay que hacerlo con cuidado para evitar que acaben rayándose o adquiriendo manchas que afeen su aspecto.

En todas las circunstancias hay un producto casero que usted puede preparar y aplicar para mantener siempre limpio sus objetos de plata. Y, no lo olvide, los preparados caseros además de ser más ecológicos y prácticos, contribuyen a calmar los nervios.

Por eso muchos psicólogos recomiendan matar el tiempo con actividades manuales. Cuando no se es capaz de concentrar la mente en nada; cuando ni la lectura, ni la música, nos entretiene,  la limpieza de los elementos de plata de la casa se convierte en un perfecto refugio. También constituye, para muchas personas, una afición muy placentera.

Productos caseros

Realizar una mezcla con alcohol, limpiamateriales y agua, a partes iguales; oxicloruro de bismuto disuelto en alcohol es otra fórmula muy eficaz. En ambos casos debe quedar un líquido cremoso, con el que se frotarán y abrillantarán los objetos de plata.

También se pueden limpiar los objetos de plata con el agua empleada para hervir patatas o espinacas. Resulta especialmente adecuada para sacar brillo a los objetos que no tienen muchas manchas.

Por el contrario, si están muy sucios, sumérjalos en una solución de amoniaco y agua caliente, a partes iguales, déjelos en reposo unos minutos y, luego, séquelos bien con un paño y frótelos para sacarles  brillo.

Otra fórmula muy eficaz consisten en: una cucharada de vinagre de alcohol, un puñado de sal gorda, un chorrito de detergente de lavavajillas y un litro de agua caliente. Se sumergen las piezas a limpiar en este producto durante quince minutos y luego se aclara con agua jabonosa.

Cubiertos: si al sacarlos del estuche se encuentran excesivamente mates, un buen remedio consiste en hervirlos en una cazuela con agua caliente. La suciedad subirá a la superficie y los cubiertos quedarán limpios y brillantes.

Para evitar que los cubiertos de plata se rayen deben guardarse en un estuche que contenga muletón suave. No se deben meter en lavaplatos, a menos que se encuentren protegidos por un barniz especial.

Candelabros: Si tienen restos de cera, nunca hay que intentar quitarlas con las uña, lo único que conseguirá será rayarlos. Ponga dos cacerolas con agua a hervir y sumérjalo, primero en una de ellas para eliminar la suciedad y después, en la otra, para que quede brillante. Secar con un paño y lustrar con una bayeta.

 

 

LIMPIAR LA PLATA

Para renovar el brillo de los objetos de plata, hay que seguir un proceso que comprende tres pasos:

- Desengrasar el metal.

- Eliminar la capa de óxido;

- Reavivar el brillo del objeto, con un producto que retrase la oxidación ulterior y asegure su protección.

Para desengrasar, sumerja el objeto de plata en un baño de agua con cualquier líquido para vajillas.

Para quitar la capa de oxidación, frote el objeto con un paño embebido en una preparación limpiadora. No frote nunca los objetos de plata con un producto abrasivo, los rayaría irremediablemente.

Puede elegir diversas sustancias para limpiar la plata:

. La crema líquida clásica, compuesta por agentes limpiadores y un polvo abrasivo muy fino;

. La crema de «larga duración», que contiene además, agentes que retrasan la oxidación del metal;

. El líquido instantáneo, en el cual se sumerge el objeto que desee limpiar y que actúa en algunos segundos por reacción química.

. La tela de limpieza, impregnada de una solución y lista para ser usada.

. Las bolsas de felpa impregnada son muy prácticas. En ella pueden guardarse fuentes y cubiertos para tenerlos al abrigo de la oxidación hasta que vuelva a         necesitarlos

. La gamucilla es especialmente recomendable para dar brillo a los objetos plateados

 

Plata: Puedes limpiarla frotándola con un paño impregnado en bicarbonato sódico.

 

Para que recobre su brillo, frótala con un cepillo de dientes mojado en alcohol de quemar. Luego saca brillo con una gamuza.

 

Un procedimiento ecológico es aquél que consiste en darle a la plata un baño en agua en que hayan cocido patatas. Aclárala después con agua caliente y sécala bien.

Es conveniente guardar las joyas de plata bien envueltas en papel de aluminio para que no se pongan negras.

Si, pese a todo, se pusieran negras, frótalas con zúmo de limón, aclara y sécalas con una gamuza.

 

Otro procedimiento de mantenimiento consiste en pincelar las zonas de la joya que están en contacto con la piel con laca incolora de uñas.

 

Las joyas delicadas de oro o de plata recobrarán su brillo si las dejas una noche en un baño de alcohol de 90o. Déjalas secar en serrín.

 

Cuando guardes las joyas de plata pon junto a ellas un trocito de tiza. Impedirá que oscurezcan.

Si son de plata y se han puesto negras, límpialas sin esfuerzo a base de cubrir el fondo de un cazo con papel de aluminio, echar una cucharada sopera de sal y llenarlo de agua; introduce las joyas de plata. Pon el agua a hervir durante unos 30 minutos. Transcurrido este tiempo, acláralas a conciencia y enjúgalas perfectamente.

Las joyas de plata se ponen negras con frecuencia, dejando a veces feos rastros negros en la piel de quien las lleva. Una forma muy sencilla de evitarlo consiste en darle al dorso de la joya, la parte que está en contacto directo con la piel, una o dos manos de barniz incoloro de uñas.

Para limpiar joyas especialmente delicadas, déjalas a remojo en una botella con agua jabonosa. Una vez limpias, ponlas a escurrir en una caja con serrín y lústralas con un paño de lana o con un cepillo muy fino.

 

PATATAS PARA LIMPIAR LA PLATA.


No tires el agua donde se han cocido las patatas, pues tiene diversos usos. Cuélala y aprovéchala. Por ejemplo, pura, te servirá para limpiar los cubiertos y objetos de plata -también los de acero inoxidable- y para lavar las prendas de lana; con vinagre, la convertirás en un estupendo limpiaparabrisas para llevar en el coche.

 


LIMPIA Y ABRILLANTA RÁPIDAMENTE

Cómo limpiar la plata: sumerja los objetos en un recipiente con un poco de sosa y varios trozos de papel de aluminio; añada agua hasta cubrirlos todos (el polvo y la suciedad  se depositará en el aluminio), luego, cúbralos con  agua caliente y séquelos. Después, límpielos con un trapo impregnado en un protector específico de larga duración.

Limpieza rápida: para sacar brillo de forma rápida eche unas gotas de aguarrás sobre un trozo de algodón y flote los objetos con él. Luego, aclare muy bien.

Otra opción: ponga una parte de sosa por cada 20 de agua y eche la mezcla en una cazuela de aluminio. Meta y saque la plata en la solución, después aclárela en agua caliente y séquela.

Cómo preparar trapos para limpiar la plata: haga una solución de 10 partes de agua fría, 2 de amoníaco para uso casero, y una de un abrillantador de plata de larga duración. Corte varios trozos de algodón y empápelos en la mezcla, luego déjelos secar. Este sistema es ideal para limpiar joyas y cubertería.

No utilice producto casero en objetos de plata que tengan piedras; se podría aflojar el engarce. Si utiliza y lava la plata de forma regular, no hace falta abrillantarla a menudo.

Arañazos pequeños: se quitan con óxido de hierro. Jamás envuelva objetos de plata en plástico pues la condensación podría deslustrarla, hágalo en papel de periódico, especialmente cuando vaya a guardarlo por mucho tiempo.


Plata tallada

Cuando limpie objetos de plata con un producto químico procure no dejar residuos del mismo sobre la plata, se deslustrará más rápidamente. Límpiela siempre cerca de una ventana abierta, ya que la plata al limpiarla desprende unos gases sulfurosos muy perjudiciales para la salud. Para limpiar piezas de platas tallada utilice unos cepillos especiales que se venden sólo para la limpieza de la plata y úselo sólo para esto. No utilice nunca un cepillo de dientes o una brocha. Podría rayar la superficie.

Para chapado emplee un cepillo especial que puede obtener en una joyería, o un cepillo de dientes infantil para llegar a los huecos de los objetos grandes. Para limpiar los surcos profundos envuelva el extremo de un palillo en algodón, mójelo en un líquido para limpiar plata y páselo por todos los recovecos, luego, aclare muy bien con agua limpia.
La limpieza de piezas de plata no debe ser aburrido.

Productos como el vinaje y el jabón son indispensables para la limpieza de nuestra cubertería.

 

Un pequeño cepillo de dientes infantil es muy útil en la limpieza de objetos de plata.

 

 

 

CUBERTERÍA DE ALPACA, PLATA Y ACERO INOXIDABLE

 

Sacar brillo a objetos de alpaca y plata.

Para los objetos de alpaca, la mejor forma de limpiarlos es sumergirlos durante aproximadamente media hora en un recipiente con leche.
Cuando se hayan secado, lávalos con agua fría y verás como recuperan brillo y su aspecto original.
Otro método casero consiste en aprovechar el agua donde hayas cocido patatas y, una vez colada y límpia, te servirá para lavar los cubiertos y objetos de plata y acero inoxidable.

 

 

Soluciones a los distintos tipos de manchas en cuberterías de acero inoxidable

Manchas de color azul: Estas manchas que aparecen superficialmente en los cubiertos son debidas a las sales (NaCl) utilizadas en los lavaplatos. Se pueden eliminar con productos para limpiar el acero (SIDOL)

Manchas de color blanco: Se originan por la acción de sulfatos y carbonatos contenidos en el agua.Se pueden eliminar con sidol, o con un paño humedecido con vinagre.Se recomienda volver a lavar inmediatamente los cuchillos después de la aplicación de los productos citados.

Corrosión Superficial: Son manchas de color gris que se generan por conjuntos de microcorrosiones provocados por el ácido muriático y la lejía. Esta corrosión no se puede eliminar, siendo irreparable.

 

Consejos para el cuidado de la cubertería de acero inoxidable

· El uso diario es el mejor cuidado
· Tanto si lavas los cubiertos a mano o en lavavajillas, utiliza un jabón suave que no dañe la superficie.
· Tras el lavado es conveniente proceder de inmediato a su secado, de esta manera evitamos que aparezcan manchas. Estas manchas se quitan normalmente con pasta o líquidos no abrasivos para limpiar metales.
· No dejes que se sequen restos de comida, especialmente con restos de comidas con acidos (salsas, vinagre, mostaza…ect) que pueden originar picaduras en el acero inoxidable . Se desaconseja totalmente dejar los cubiertos en remojo para ser fregados horas más tarde.
· Para evitar rayones intenta no golpear entre sí las piezas ni utilizar estropajos. Separa los cuchillos del resto de cubiertos y límpialos por separado y con la hoja hacia abajo.
· Sería aconsejable mantener la cubertería alejada de las fuentes de calor

 

CUBIERTOS DE ALPACA.


Este tipo de cubiertos o los objetos de este material, se limpian sumergiéndolos durante media hora en un recipiente con leche. A continuación se lavan con agua fría.

 

 

LIMPIANDO LATÓN

 

 

Mezcle partes iguales de sal, harina y vinagre para hacer una pasta.
Frote la pasta en el objeto de latón, déjelo así por una hora, luego limpie con un paño suave
o cepillo y restriegue con un paño seco.

Puedes limpiar cadenas y brazaletes de metal con amoníaco. Seca después con un paño de franela.

 

 

LIMPIEZA DE OBJETOS DE ORO Y PLATINO

Para li objetos de oro usaremos agua jabonosa con bicarbonato, después aclararemos con agua sin jabón. También podremos limpiar los o

Para limpiar objetos de oro usaremos agua jabonosa con bicarbonato, después aclararemos con agua sin jabón. También podremos limpiar los objetos de oro introduciéndolos en un poco de agua hirviendo con jabón de sosa, sacaremos los objetos cuando veamos que están limpios.

 

Oro: Puedes limpiarlas en agua templada, a la que añadirás un poco de detergente para prendas delicadas, y cepillarlas suavemente con un cepillo de dientes. Aclara bien y seca a fondo

 

Si el oro hubiera perdido brillo por haberlo usado poco: ponlo a remojo en zumo de cebolla por espacio de 23 horas y luego sécalo bien, o ponlo a remojo 9 - 10 minutos en leche tibia, o ponlo a remojo en un litro de agua con un par de gotas de amoníaco. Sécalo después con un paño.

 

 

Un par de gotas de amoníaco en un litro de agua caliente bastan para devolver todo su brillo a cualquier joya de oro.

Una bola de alcanfor en el joyero impedirá que tus joyas se deslustren a causa de la humedad.

Para que las joyas de oro no se vean sucias, límpialas bien antes de ponértelas. Aquellas que no lleven perlas, ópalos, corales u otras piedras, se lavan en agua caliente con una pizca de detergente y un chorrito de amoníaco o en una solución de agua y detergente para prendas delicadas. Deja las joyas en remojo un mínimo de diez minutos, y acláralas después bajo el grifo del agua caliente y enjúgalas con un paño de lana.

En vez de suspirar por una joya de oro inasequible, ¿por qué no llevas al joyero algunas joyas de plata para que las dore.

 

 

Piezas de oro: el oro de pocos quilates deslustrado puede limpiarse con un protector de plata de larga duración. Cuando no lo utilice a menudo, envuelva los objetos en gamuza o en papel de seda antiácido.

Superficie grabada: para limpiar objetos de oro de este tipo utilice un cepillo de dientes suaves y frote con movimientos en línea recta, nunca circulares, saque brillo con un trapo suave o una gamuza.

 

 

 

 

El platino: no se decolora ni le afectan los ácidos. Sin embargo, también requieren ser limpiado de vez en cuando. Límpielo con una solución de detergente o de jabón y séquelo con un trapo. No toque un objeto valioso de oro más que para quitarle el polvo suavemente con un trapo limpio y seco, o con una gamuza. Los trapos normales pueden tener partículas minúsculas de polvo que dañarían el metal. Lo aconsejable por los especialistas es llevarlos a una joyería para su limpieza.

En el caso de que no estén muy sucios basta hervirlo con un detergente suave y unas gotas de amoniaco. Siempre y cuando no tengan piedras engastadas o perlas.

Otra solución casera es sumergir las piezas en alcohol, dejarlas durante unos minutos, luego frotar con un cepillo suave y dejarlas secar al aire.


 

LIMPIEZA DE OBJETOS DE BRONCE

 

Haga brillar sus adornos de bronce y cobre de una manera sencilla y muy eficaz. Espolvoree bastante sal fina sobre la pulpa de medio limón y frótelo cuidadosamente sobre cada uno de ellos

El bronce no se oxida. Para limpiarlo bastan el agua y el jabón. Un buen aclarado y buen secado municioso, que llevaremos a cabo con un trapo blando de algodón, son suficientes. Algunos expertos recomiendan frotar el bornce con alcohol, aclarar y pulir. Puliendo bronce: La limpieza de artículos y piezas de bronce puede realizarse a fondo y con un buen brillo final, mezclando partes iguales de vinagre y pimentón, en poca cantidad y empleando un cepillo duro y pequeño.

Si no encuentra productos específicos para tratar el bronce en la tienda de bricolaje puede seguir los siguientes pasos:
1- Limpiar el objeto con petróleo si está muy sucio.
2- Limpiar el objeto con una mezcla de pimentón y vinagre durante unos minutos.
3- Frotar con un paño sin pelusa hasta que recupere su brillo natural.
En caso del bronce dorado no seguir estos pasos, simplemente limpiarlo con vino tinto caliente.

 

COBRE RELUCIENTE COMO EL ORO

 

Para limpiar los objetos de cobre lo mejor es introducirlos en una mezcla de agua, pimentón rojo y un chorrito de vinagre. Después, friégalos bien, acláralos y déjalos secar unos minutos. Brillarán como nunca.
Las espadas u otros utensilios de cobre resplandecerán como el oro si los limpias de la siguiente manera: hierve vinagre con un poco de sal gruesa (dos cucharadas soperas de sal por un cuarto de litro de vinagre) e impregna un trapo con esta mezcla. Frota con el la superficie y después pasa sobre ella medio limón jugoso. Déjalo secar y, finalmente, saca brillo al cacharro con un paño de lana.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

Síguenos en:

El portal de la limpieza profesional, empresas de limpieza y productos de limpieza - Tel 902 198 071 - Aviso Legal - Contactar

Publicidad